Este espacio se gesta para acompañar diferentes momentos de la maternidad.

Veo la maternidad como un portal de transformación, con luces y sombras que van tejiendo nuestra historia y transformando nuestra vida, algunas veces con estruendosos remolinos y otras veces en silencio. 

 

Van surgiendo cambios y procesos en los que solemos necesitar compresión, contención, sostén, para dar lugar a nuestras nuevas versiones de nosotras mismas. En la marcha y mientras nos vamos acoplando a cada nueva etapa, contar con un espacio en donde podamos expresar con libertad cómo nos sentimos, qué necesitamos, cuáles son nuestros deseos, marca una diferencia en nuestra vivencia.

Como DOULA es ese espacio el que deseo ofrecer, para que sea de adentro hacia afuera que cada mujer vaya descubriendo su propio modelo de ser madre, optimizando sus recursos, reconectando con su sabiduría e intuición.

¿por qué he llamado este espacio Nacer en Silencio ?

Porque mi deseo por acompañar a otras mujeres en su maternidad surge de la vivencia del nacimiento de mi segundo hijo, el cual fue en silencio porque su corazón había dejado de latir a la mitad de su gestación. Aunque no es la faceta de la maternidad para la que nos preparamos y proyectamos, la muerte perinatal ocurre y es un duelo que suele vivirse en soledad y silencio.

Es por ello que al crear este espacio amplío la mirada a los diferentes matices que puede tener la maternidad y doy lugar a las pérdidas y duelos gestacionales y perinatales. También me he formado como acompañante del duelo gestacional y perinatal y ofrezco mi sensibilidad y presencia para transitar este proceso.